martes, 23 de abril de 2013

El uche

El origen de un árbol y de un nombre

Bosque arriba de Bogotá - los árboles de hojas claras son uches
En los Andes de Colombia hay varias especies nativas del género Prunus, el mismo al que pertenecen los cerezos, duraznos, ciruelos y almendros. Uno de estos árboles es el uche (Prunus buxifolia). Como muchos otros árboles colombianos, el uche es poco conocido, hasta el punto que ha sido casi olvidado. Uche suena a palabra indígena, por lo que es probable que este nombre venga de siglos pasados, cuando la cultura muisca dominaba el altiplano cundiboyacense. En la literatura también se registra al uche con otros nombres, como “arrayán umate” y como “chuguacá”. Ambos parecen menos adecuados para el uche, pues el árbol no es un arrayán (mirtácea); y tampoco está emparentado con los árboles comúnmente conocidos como “chuguacáes” (del género Hieronyma). En cambio, uche no hay sino uno. Ojalá, en estos tiempos en que los árboles nativos van siendo más apreciados, se puedan recuperar tanto las poblaciones diezmadas de uches como el uso de su nombre propio.

 

Uches en los cerros

Hojas de un uche joven - Subachoque
¿Y por qué escribo sobre uches? Bueno, hace unos días estaba de caminata por los cerros Orientales de Bogotá y descubrí, en las cabeceras de una quebrada que baja a Usaquén, un pedacito de bosque viejo, de esos bosques viejos que ya casi han desaparecido por completo de la región, dominado por uches, además de suscas, tunos rosos, gaques y encenillos. Ver este bosque fue para mí una especie de viaje al pasado, o mejor, a dos pasados. El más reciente, a cuando tenía 15 años y empecé a recorrer los bosques de mi finca en Subachoque: uno de estos bosques, situado a lo largo de una quebrada, protegido por las empinadas paredes rocosas de las montañas circundantes, era idéntico al de Usaquén, igualmente dominado por uches, suscas, tunos rosos, gaques y encenillos - la única diferencia es que el gaque de Subachoque era de hojas pequeñas (Clusia elliptica), en lugar del común de hojas grandes de los cerros Orientales (Clusia multiflora). El viaje al pasado más remoto trajo a mi mente los antiguos bosques que debieron cubrir los cerros Orientales siglos atrás, bosques en los que los uches (o “chuguacáes”) debieron ser dominantes. Todavía hoy se encuentran estos árboles dispersos en los cerros de Chapinero, en compañía de otras especies raras como el calabacillo (Meliosma bogotana), el aguacatillo (Persea mutisii), el naranjillo (Styloceras buxifolium) (y otros árboles cuyo nombre termina en “illo” =)

 

Un árbol endémico

En la base de la hoja del uche se ven dos puntos amarillentos
El uche es especial por ser endémico de Colombia. Esto significa que, a diferencia de la mayoría de árboles con los que comparte su hábitat, que también pueden ser hallados en los Andes de Venezuela, Ecuador, Perú e incluso Bolivia, el uche sólo vive en Colombia y en ninguna otra parte del mundo. ¡Es responsabilidad nuestra cuidarlo y asegurarnos de que no desaparezca! Desafortunadamente, el uche crece muy lento, sólo lo hace bien en sitios con bosque (no se propaga en potreros) y su dura madera era muy apreciada en las fincas, para ebanistería, para arados, como leña y para hacer carbón. No es de extrañar que ahora, luego de varios siglos de intensa explotación, queden tan pocos uches. En Subachoque conocí hace casi 20 años tres árboles de uche a los que recuerdo de manera especial. A uno de ellos le saqué semillas y logré germinarlas. Sobrevivieron tres arbolitos que ahora tienen 15 años de edad. Los dos más grandes han ganado 3 metros de altura en todo ese tiempo. Es, claramente, una de las especies lentas. Todavía, cuando recorro los montes, ando a la búsqueda de estos hermosos árboles y me alegro cada vez que los encuentro, grandes y pequeños. Si logramos conservar la reserva forestal de los cerros Orientales, con su vegetación en regeneración, los uches irán recuperando el territorio perdido y seguirán mirándonos desde lo alto, a todos los que vivimos en la capital.


P.S. El área de distribución natural del uche (Prunus buxifolia) se extiende sólo por la cordillera Oriental de Colombia, en los departamentos de Santander, Boyacá y Cundinamarca, entre 2000 y 3400 metros sobre el nivel del mar.

4 comentarios:

  1. Creo que es esto http://www.rjb.csic.es/icones/mutis/paginas/laminadibujo.php?lamina=5253. El Prunus misterioso de Mutis.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena información e imágenes sobre el árbol. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Tengo una información que me dieron en la CAR, que el Prunus buxifolia es el (Arrayán Umate y pertenece a la familia Rosaceae), estoy confundido.....

    ResponderEliminar
  4. Que buen artículo. Hace muy poco los ví por primera vez ( uno en particular muy alto y de grueso tronco ) en los bosques del alto de Ventaquemada y por un momento pensé que se trataba de Herrerúnes ( ficus velutina ). Pero un campesino me dijo como los llamaban y para sorpresa mia llegué a su publicación ya que en cambio no existe practicamente asociación alguna o bibliografía correspondiente al Herrerún del que recientemente supe que también es llamado " muercielaguero ".

    ResponderEliminar