lunes, 28 de octubre de 2019

Restaurar bosques con la mayor variedad de flora

Una combinación de técnicas

Chinchimaní (Cuphea dipetala) - Arbusto nativo, propagado por esquejes
En los trabajos de restauración ecológica que he estado realizando en los últimos años, estoy usando ahora una combinación de tres técnicas para recuperar la mayor cantidad de especies nativas de un lugar. Estas técnicas son: 1) Regeneración natural de la vegetación. 2) Compra de algunos árboles y arbustos pioneros nativos producidos en vivero comercial. 3) Establecimiento de un pequeño vivero para propagar varias decenas de especies que no se consiguen comercialmente: sobre todo arbustos, trepadoras, hierbas nativas.

Combinando estas tres técnicas se consiguen resultados muy interesantes. Para la Sabana de Bogotá y alrededores, que es la zona donde más he estado trabajando, logré el año pasado la combinación de unas 50 especies nativas en la restauración de un par de hectáreas de bosque seco de clima frío en el municipio de Madrid, en una de las áreas más secas de la Sabana de Bogotá.

En Subachoque, estoy trabajando actualmente en la restauración de algunos kilómetros de corredores de bosque, que bajan de la montaña hacia el río. Aquí, usando esta misma combinación de técnicas, estamos empezando a restaurar áreas de nuevo bosque que, en conjunto, incluyen entre 50-70 especies nativas.

Son números de especies bastante elevados, muy por encima de las cifras de entre 10-20 especies nativas que suelen plantarse en muchos proyectos de restauración, los cuales suelen sólo incluir especies arbóreas y algunos arbustos. En el caso de los proyectos que estoy asesorando, la idea es volver a tener un bosque completo, con todas las formas de crecimiento que se desarrollan en un ecosistema bien conservado.

La experiencia ganada en los últimos años combinando las tres técnicas mencionadas arriba será usada próximamente en más proyectos por la región.

Esquejes

Vivero con esquejes de flora nativa recién plantados
Me parece interesante resaltar la propagación vegetativa (esquejes, división de plantas) que posibilita adquirir, sin mucho esfuerzo, muchas especies de plantas para restauración ecológica. Ventajas: los esquejes y plantas para división pueden ser obtenidos en cualquier momento del año; mientras que las semillas suelen producirse sólo en ciertas temporadas y a menudo están muy alto sobre el suelo, fuera del alcance del recolector. Otra ventaja es que las plantas propagadas por esquejes suelen estar rápidamente listas para plantar en el terreno, a veces ya a partir de los 3 o 4 meses de haberse recogido y plantado en vivero.

Claramente, la propagación por semillas también presenta ventajas para la restauración, incluyendo una mayor variabilidad genética. En cambio, todos los esquejes obtenidos de una misma planta son efectivamente clones de ésta, genéticamente idénticos. Por esta razón, para mantener una mayor diversidad, se recomienda tomar esquejes de muchos ejemplares distintos, no sólo de uno solo. También, al igual que para las semillas, se recomienda, siempre que se pueda, propagar plantas que crezcan en áreas cercanas a la zona de restauración, para asegurarnos que estamos privilegiando la genética local, adaptada desde hace milenios a las condiciones de un lugar dado.

Usándola en forma adecuada, la propagación vegetativa de plantas nativas nos posibilita plantar decenas de especies adicionales en un área donde estemos haciendo un proyecto de restauración ecológica. Eso sí, sólo un porcentaje pequeño de la flora nativa de un bosque se deja propagar bien por esquejes. En mis trabajos de propagación no uso hormonas ni otras sustancias que ayudan a las plantas a enraizar. Mediante ensayo y error, he logrado probar con éxito alrededor de 70 especies de plantas que se propagan sin ninguna dificultad cortando trozos de ellas y plantándolos luego en tierra húmeda en bolsas de vivero. Una mención a algunas de estas especies sigue a continuación. Si quieren ver imágenes de todas ellas, les recomiendo que las busquen por nombre científico aquí: https://colombia.inaturalist.org/observations

Especies propagadas por esquejes, para restaurar los bosques y matorrales más húmedos

Anturio bogotano (Anthurium bogotense)
Planta de atractivas hojas acorazonadas, propia del interior del bosque. Crece sobre el colchón de musgos y materia orgánica del suelo o apoyándose sobre los troncos de los árboles.

Begonia (Begonia foliosa)
Planta de hasta 1 m de altura, muy ornamental por la disposición de su follaje y por sus abundantes flores blanco-rosadas. Crece bien en sitios sombreados, así como en las orillas del bosque.

Begonia (Begonia urticae)
Pequeña planta de flores rosadas. Suele encontrarse cerca de las quebradas, en sitios bien iluminados.

Begonia roja (Begonia ferruginea)
Planta de tallos altos, que se apoyan en la vegetación a su alrededor. Sus vistosas flores, de color rojo escarlata, son visitadas por colibríes.

Boehmeria celtidifolia
Arbusto con ramas alargadas, que se apoyan en la vegetación a su alrededor. A menudo crece cerca a las quebradas, en sitios bien iluminados. Esta especie es la planta nutricia de algunos lepidópteros.

Calzón de búho (Kohleria tigridia)
Planta con tallos trepadores, que se adhieren a los troncos de los árboles del bosque. Sus flores, extrañas y atractivas, son grandes, peludas, blancas con motitas moradas en su interior; posiblemente son polinizadas en la noche, por murciélagos.

Cansabrazos (Galianthe bogotensis)
Especie endémica del altiplano cundiboyacense. Tiene tallos alargados que forman espesas alfombras sobre suelos húmedos o que se trepan hasta 2 m de altura en la vegetación a su alrededor. Sus flores blancas, pequeñas y numerosas, atraen mariposas y otros insectos.

Chilco (Baccharis latifolia)
Arbusto de rápido crecimiento, muy común en climas fríos en potreros, bordes de caminos y matorrales con vegetación en regeneración. Sus flores blancas son muy visitadas por una variedad de insectos. Resiste bien las heladas, sequías e inundaciones.

Chilco de hoja pequeña (Baccharis prunifolia)
Chilco de hoja pequeña (Baccharis prunifolia)
Arbusto de rápido crecimiento, común en bordes de bosque, orillas de caminos y matorrales en regeneración. Sus flores blancas atraen una variedad de insectos, que toman su néctar.

Chulco (Oxalis medicaginea)
Hierba sin pelos, de tallos trepadores y flores amarillas. Crece rápidamente en los bordes de bosque.

Chulco (Oxalis fendleri)
Hierba peluda, de tallos apoyantes y atractivas flores amarillas. Crece rápidamente en sitios sombreados.

Coralito (Nertera granandensis)
Pequeña planta que forma alfombras en el piso del bosque, densamente adornadas con sus fruticos rojos. Esta especie se propaga sencillamente dividiéndola en trozos y plantando estos en bolsas de vivero.

Cucubo (Solanum cornifolium)
Arbusto o arbolito de hasta 4 m de altura, propio del interior de bosques húmedos. Aguanta bien condiciones sombreadas. Sus frutos son especiales como alimento para murciélagos frugívoros del género Sturnira.

Cucubo (Solanum oblongifolium)
Arbusto de rápido crecimiento, propio de terrenos húmedos y bien iluminados. Sus frutos son consumidos por algunas aves y murciélagos del género Sturnira.

Fleischmannia klattiana
Planta de tallos alargados, trepadores, que se apoyan en la vegetación a su alrededor. Flores blancas, visitadas por pequeños insectos. Crece mejor en bordes de bosque, bastante iluminados.

Kohleria hirsuta
Hierba con flores peludas, rojo-anaranjadas, muy atractivas, que atraen colibríes. Crece a orillas de caminos y bordes de bosque, en sitios bastante iluminados.

Mano de león (Jungia ferruginea)
Liana del bosque andino, crece adhiriendo sus tallos a los troncos de los árboles o arrastrándose por el suelo. Sus flores blancas son visitadas por insectos y la planta posiblemente hospeda orugas de mariposas del género Actinote.

Munnozia senecionidis
Planta trepadora con flores amarillas parecidas a margaritas. Esta especie es una de las plantas nutricias de la mariposa negro y naranja Altinote trinacria.

Peperomia colorata
Hierba carnosa, propia del interior de bosques y matorrales, donde forma buenas coberturas en el suelo.

Peperomia microphylla
Hierba carnosa, propia del interior del bosque, donde crece sobre colchones de musgo.

Peperomia rotundata
Hierba carnosa, de hojas peludas. Crece en el interior de bosques y matorrales nativos, donde aguanta condiciones bien sombreadas.

Phenax rugosus
Planta de tallos alargados, que se apoyan en la vegetación a su alrededor. Esta especie es la planta nutricia de algunas especies de lepidópteros.

Pico de loro (Columnea strigosa)
Planta con alargados, que se apoyan en la vegetación del interior del bosque. Sus flores, grandes y extrañas, son peludas y de color anaranjado. Estas flores son muy visitadas por algunos colibríes de bosque.

Pilea dauciodora
Hierba pequeña, que crece en sitios húmedos y sombreados dentro del bosque, a menudo al lado de las quebradas.

Raque (Vallea stipularis)
Especie de hermosas flores rosadas, muy visitadas por abejas, abejorros y colibríes. Este es uno de los pocos árboles nativos que se propaga fácilmente por esquejes. La planta requiere abundante luz para su adecuado desarrollo.

Salvia roja alta (Salvia rufula)
Arbusto de crecimiento poderoso, alcanza hasta 5 m de altura. Sus ramas alargadas se apoyan en la vegetación a su alrededor. Todo el año exhibe sus atractivas flores rojas, muy visitadas por abejas y por todo tipo de colibríes.

Zarcillejo fucsia (Fuchsia petiolaris)
Liana del bosque andino, con flores atractivas, color fucsia, colgantes. Estas flores son favoritas de algunos colibríes, incluyendo especies de los géneros Coeligena, Eriocnemis y Ensifera.

Zarcillejo naranja (Fuchsia venusta)
Liana del bosque andino, con flores muy atractivas, anaranjadas, colgantes. Estas flores son favoritas de algunos colibríes, incluyendo especies de los géneros Coeligena, Eriocnemis y Ensifera.


Especies propagadas por esquejes, para restaurar los bosques y matorrales más secos

Alloispermum caracasanum
Planta de tallos alargados, trepadores. Sus flores son visitadas por insectos polinizadores.

Alternanthera porrigens
Planta con tallos alargados, que se apoyan en la vegetación a su alrededor. Las pequeñas flores, de un atractivo color rosado, son visitadas por pequeños insectos.

Amargoso pequeño (Ageratina gracilis)
Pequeño arbusto de ramas apoyantes y flores blancas, vistadas por insectos. Crece mejor a orillas de bosques y matorrales, en sitios bien iluminados

Bejuco blanco (Oligactis sessiliflora)
Planta trepadora, con tallos que se enroscan en la vegetación a su alrededor. Este bejuco blanco es la planta nutricia de algunas especies de lepidópteros, incluyendo, posiblemente, a la mariposa negra y anaranjada Altinote trinacria.

Belladona trepadora (Salpichroa tristis)
Planta trepadora, con flores en forma de tubitos de color crema amarillento. Estas flores son visitadas por colibríes.

Carrasposo (Chromolaena bullata)
Pequeño arbusto de ramas apoyantes, endémico del altiplano cundiboyacense. Soporta bien la sequía y los suelos pobres y ácidos.

Chilco (Baccharis latifolia)
También mencionado arriba, en la sección de especies para ecosistemas más húmedos. Arbusto de rápido crecimiento, muy común en climas fríos en potreros, bordes de caminos y matorrales con vegetación en regeneración. Sus flores blancas son muy visitadas por una variedad de insectos. Resiste bien las heladas, sequías e inundaciones.

Chinchimaní (Cuphea dipetala)
Arbusto de atractivas flores moradas, visitadas por abejorros y colibríes. Resiste bien la sequía, heladas y suelos pobres y ácidos. La planta requiere sitios con mucho sol para desarrollarse adecuadamente.

Chupahuevos (Echeveria bicolor)
Pequeña hierba carnosa, con atractivas flores que combinan el anaranjado y amarillo. Estas flores son visitadas por colibríes, abejas y abejorros. La planta crece bien sobre piedras con musgo, tejados antiguos y en el suelo. Requiere abundante sol y es muy resistente a la sequía.

Espino (Duranta mutisii)
Arbusto espinoso, común en los matorrales de clima frío. Sus flores blanco-lavandas son favoritas de mariposas, abejas nativas y colibríes. Se desarrolla mejor en suelos húmedos y fértiles, con mucho sol. Personalmente, no lo he propagado por esquejes, pero he visto otras personas haciéndolo. Para tener éxito con esta técnica, aparentemente hay que usar esquejes gruesos, leñosos.

Fleischmannia pycnocephala
Hierba de flores rosado-moradas, que atraen a los insectos polinizadores. Prefiere abundante sol para su desarrollo. 

Llorones (Solanum caripense)
Planta de tallos trepadores, que se apoyan en la vegetación a su alrededor. Sus flores morado oscuras se parecen a las de la papa. Puede aguantar condiciones de sombra suave.

Jarilla (Chromolaena odorata)
Arbusto pionero, que crece rápidamente en pastizales y matorrales donde la vegetación está en regeneración. Sus flores rosado-moradas son muy visitadas por abejas y mariposas.

Jarilla (Stevia lucida)
Pequeño arbusto de hojas y ramas resinosas y flores blanco-rosadas. Muy resistente a la sequía y las heladas.

Minthostachys mollis
Planta aromática, propia de pastizales y matorrales de clima frío. Requiere buena iluminación para su adecuado desarrollo.

Peperomia ilaloensis
Planta de tallos carnosos, crece en matorrales y bosques secos. Aguanta bien condiciones de sombra.

Plumaje (Iresine diffusa)
Planta de tallos alargados, que se apoyan en la vegetación a su alrededor. Crece a orillas de bosques y matorrales.

Raque (Vallea stipularis)
También mencionado arriba, en la sección de especies para ecosistemas más húmedos. Especie de hermosas flores rosadas, muy visitadas por abejas, abejorros y colibríes. Este es uno de los pocos árboles nativos que se propaga fácilmente por esquejes. La planta requiere abundante luz para su adecuado desarrollo.

Ruda de arado (Tagetes zypaquirensis)
Ruda de arado (Tagetes zypaquirensis)
Pequeño arbusto de follaje intensamente aromático, crece en matorrales nativos, potreros y orillas de caminos. Sus flores amarillas, parecidas a margaritas, son visitadas por abejas y otros insectos. Durante las temporadas de sequía, la planta se marchita bastante, pero reverdece rápidamente cuando vuelven las lluvias.

Salvia bogotana (Salvia bogotensis)
Pequeño arbusto de flores azul-moradas, endémico de las áreas más secas de la cordillera Oriental de Colombia. Se desarrolla en sitios bien iluminados, en potreros y matorrales. En donde crece, es una de las plantas más útiles como fuente de néctar para abejas nativas y mariposas.

Salvia azul (Salvia amethystina)
Arbusto de atractivas flores azules, visitadas por abejas silvestres y colibríes. Crece en bosques y matorrales nativos, a veces bajo condiciones de sombra suave.

Salvia roja (Salvia rubescens)
Arbusto pequeño, con atractivas flores rojas. Crece bien en potreros y matorrales, donde se desarrolla mejor en sitios bien iluminados. Sus flores son visitadas por colibríes e insectos.

Salvielugo (Lepechinia salviifolia)
Arbusto aromático, de inflorescencias azuladas, muy visitadas por abejas. Resiste bien las sequías y heladas.

Tinto (Cestrum tomentosum)
Arbusto de hojas peludas, que crece en los bosques, matorrales y a orillas de caminos. Aguanta bien condiciones de sombra. La planta es hospedera de las orugas de algunos lepidópteros y sus flores posiblemente son polinizadas por mariposas nocturnas.

Tuna (Opuntia schumannii)
Cactus nativo de las zonas más secas de clima frío, alcanza la talla de un arbolito de 4 m de altura. Se propaga fácilmente plantando segmentos de la planta medio enterrados en el suelo o depositándolos directamente sobre descubierto, donde enraízan rápidamente y empiezan a crecer.

Valeriana trepadora (Valeriana clematitis)
Trepadora que cubre los árboles del bosque andino. Sus pequeñas flores blancas son visitadas por insectos. Bien resistente a la sequía y las heladas.

Venturosa (Lantana boyacana)
Arbusto con flores blancas, visitadas por mariposas y otros insectos. Muy resistente a la sequía, heladas y suelos pobres. Requiere mucha luz para su adecuado desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario